A History of Catholic Guiding

Pie de foto

1920. Las Baden-Powell Belgian Girl Guides con el padre Melchior y el decano de la Universidad de Namur.

 

Desde el comienzo, el Guidismo le interesa a los católicos y al clero

Al cardenal inglés Francis Bourne le interesa el escultismo y el Guidismo como un lugar de reunión para jóvenes de todas las religiones y credos. Baden-Powell le consulta durante la escritura de Escultismo para muchachos (Scouting for boys). A partir de abril de 1910, forma parte del Boy Scout Advisory Council como consejero religioso católico. De esta forma, entra en contacto con el Guidismo y en 1918 bendice por primera vez a una Compañía de Guías católicas. En esa ocasión dice: «Siempre le he dado mucha importancia al hecho de que los católicos participen en todos los movimientos del Imperio británico que puedan, sin poner sus principios católicos en peligro». En 1921, escribe el prólogo del primer manual del Guidismo católico inglés.

Después de Inglaterra, el Guidismo católico se establece en otros puntos del Imperio británico como India (antes de 1914), Canadá (1910), Irlanda (1911) y Malta (1918). En EEUU, Juliette Low, fundadora de las Girl Scouts en 1912, recoge de Baden-Powell la política de consulta del clero católico en lo que respecta al Guidismo. A partir de 1914, las tropas de las Girl Scouts se establecen en la Arquidiócesis de Baltimore y seis años más tarde el conjunto de la jerarquía católica estadounidense apoya al Guidismo.

En estos años anteriores a 1920, algunas jóvenes se incorporan al Guidismo, frecuentemente en asociaciones pluriconfesionales (desafiando la prohibición del clero local) y raramente en grupos o asociaciones estrictamente católicas. Podemos encontrarlas en Suiza, Polonia, los Países Bajos, Austria, Hungría, Checoslovaquia, Brasil, Italia, Luxemburgo, Bélgica, etc. En 1919, el cuartel general Guía presidido por Lady Baden-Powell toma la iniciativa y le pide a la Catholic Women's League que se afilie en calidad de asociación vinculada al Guidismo, para así popularizar aún más el Guidismo entre los católicos. Esta organización permite que los católicos pertenecientes al Guidismo se reagrupen y organicen en el plano nacional e internacional. En 1924, la Liga organiza en Inglaterra la primera Conferencia de jefas católicas inglesas.

A continuación: «Los desafíos del Guidismo católico entre 1925 y 1940»

Para saber más, lea el libro que se publicará en junio de 2015 en razón del 50 aniversario de la CICG.